Como empezó todo. – How it all started.

Caía un aguacero ese día, a mediados de octubre en Temuco, cuando conocí a May por primera vez. El plan era encontrarse en un café de la zona, pero los planes cambiaron cuando el cielo desató sus aguas sobre la tierra. Yo había calculado mal el tiempo de cocinar el pan integral de zapallo italiano que lentamente se doraba en el horno.  Entonces, May se puso las pilas para ponerse sus botas de lluvia y correr diez cuadras en la lluvia hasta la casa de la abuela de Juanchi, donde él y yo nos quedamos durante nuestra visita a esta sureña ciudad.

Juanchi, mi novio de más de dos años, me habló de May unas semanas antes, cuando le expresé mi interés en fotografiar el pueblo mapuche. Me habló de cómo la participación de ella en la Fundación Melton la había llevado a China y a India, donde fue clave en la planificación de proyectos culturales de arte. Esta es nuestra chica, pensé. Juanchi y yo sólo pasábamos por Temuco en una visita corta, pero sabíamos que una reunión con May sería clave para determinar los próximos meses de nuestra vida.

Abrimos la puerta y entró May jadeando, ya que había acabado de correr un kilómetro hacia nuestra casa y tenía chorros de agua cayendo de su abrigo. Nos abrazamos mientras que colgábamos su chaqueta en una silla de madera cerca de la estufa de gas.Cuando terminamos de charlar trivialidades y ya teniendo en nuestras panzas un pedazo caliente de pan de zapallito italiano, una pregunta silenciosa esperaba pacientemente ser preguntada. Entonces … ¿qué clase de proyecto que vamos a hacer?

Casi cinco meses han pasado. May y yo pasamos ocho días maravillosos en una comunidad Mapuche en Romopulli Huapi. Escribíamos en el blog y Twitter en las noches desde el cerro más alto de la isla con una vista del lago y la luna reflejandose en él, pues éste era el único lugar donde podíamos encontrar conexión de nuestro proveedor de Internet inalámbrico.

Antes del viaje, Juanchi nos había presentado un plan de comunicación estratégica para las distintas fases del proyecto y nos contactó con periodistas y organizadores comunitarios que nos sorprendieron a todos con su intenso apoyo hacia el proyecto. Una amable desconocida nos ayudó, a través de facebook, a escoger el nombre “Esencia Mapuche” para el proyecto. La Fundación Melton a través de sus fondos, nos dió US$1258 y cerca de 40 colaboradores nos ayudaron a recaudar US$1850 en Kickstarter, superando la meta de financiamiento y dejándonos con US$3108 para el proyecto. Estamos muy emocionados de que en una semana a partir de mañana sea la apertura de nuestra primera exposición en Temuco.

Nos sentimos honrados, muy agradecidos por el amor que hemos sentido de tantas personas a lo largo de este proyecto. Desde nuestros increíbles anfitriones, nuestros generosos financiadores y hasta la atención exclusiva de nuestro enmarcador, hemos recibido más de lo que podíamos haber pedido.

Esperamos que el amor recibido no tenga su destino dentro de nosotros, sino que sólo pase a través hasta que cada uno de ustedes pueda tomar parte de él también. Desde el equipo de Esencia Mapuche, les mandamos un fuerte abrazo!

——————————————————

There was a downpour in Temuco that mid-October day when I first met May.  The plan was to meet each other at a café in the area, but plans changed as the sky unleashed its waters upon the earth. I had miscalculated the cooking time on a loaf of whole-wheat zucchini bread that was slowly browning in the oven, so May made the effort to slip on her rain boots and run ten blocks through the storm to Juanchi’s grandmother’s house, where he and I were staying during our visit to the southern city.

Juanchi, my boyfriend of over two years, talked to me about May a few weeks earlier when I expressed my interest in photographing the Mapuche people. He told me about how her involvement with the Melton Foundation has taken her to China and India where she was key in planning collaborative cross-cultural art projects. This is our girl, I thought. Juanchi and I were only passing through Temuco on a short visit, but we knew that a meeting with May would be key to how the next few months of our lives would pan out.

We opened the front door and in rushed a panting May, who had just sprinted a kilometer to our house and had streams of water shooting down from the hood of her rain jacket. We exchanged hugs as we hung her jacket over a wooden chair near the gas furnace.

Once small talk subsided and we each had a warm piece of zucchini bread in our bellies, a silent question waited patiently to be asked. So…what kind of a project are we going to do?

Almost five months have passed. May and I spent eight wonderful days in a Mapuche community on the island Romopulli. We blogged and tweeted at night from the highest hill on the island overlooking the moonlit lake—the only place where we could find connection for our wireless Internet provider. Juanchi provided a strategic communication plan for the various phases of the project and connected us with journalists and community organizers who shocked us all with their intense support of the project. A kind stranger over Facebook helped us pick the name “Essence of the Mapuche” for the project.  The Melton Foundation gave us $1258 and nearly 40 donors helped us raise $1850 on Kickstarter, surpassing our funding goal and leaving us with $3108 towards the project. We are pretty stoked that a week from tomorrow is the opening for our first exhibition in Temuco.

We are honored, extremely grateful and humbled by the love we have felt from so many people throughout this project. From our amazing hosts to our generous funders to the undivided attention from our custom framer, we have received more than we could have asked for. We hope the love doesn’t make its home within us, but that it only passes through and each of you can take part in it as well. From the Esencia Mapuche team, we send you a big hug!

by Brittany Peterson

@brittanykamalei

@EsenciaMapuche

Anuncios

2 Respuestas a “Como empezó todo. – How it all started.

  1. Estimadas amigas:

    Con todo respeto, le hubiera puesto “sustancia mapuche”

    Si bien las esencias nos dan las claves practicas para posicionarnos en el mundo de los códigos universales (paradigma de la gestión), sin parecer, traiciona la sustancia de los lugares donde se deposita o emerge la existencia (misterio de la gestación) .

    El mundo “inclusivo” tiene sus trampas, en donde encontrar un espacio o lugar, tiene el costo de perder el único lugar que importa.

    La esencia está en función de la sustancia y el mundo inclusivo nos ha hecho creer lo contrario. .. la simbiosis entre ambas, tiene un sin fin de matices, y si bien cada cual sabe hasta donde le aprieta el zapato, partir con un manifiesto invertido, no tiene buen augurio.

    Un abrazo, nos vemos el viernes.

    • Estimado Andrés.
      Muchas gracias por tu comentario, estábamos comentando el mismo entre el equipo y la verdad que la palabra Esencia representa mucho lo que queremos comunicar con el proyecto, es por eso que la elegimos. Dado que son sinónimos puede confundirse el sentido, pero lo que nosotros queríamos encontrar y comunicar es lo invariable, lo esencial, lo profundo de la cultura. Agradecemos nuevamente tu comentario y nos vemos mañana.
      saludos.
      Juan Antonio Pérez
      Esencia Mapuche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s